¡¡Otoñina y los polvos mágicos!!

¡¡Otoñina y los polvos mágicos!!

El viento soplaba fuerteeeeee.

Los árboles estaban desnudos porque sus hojas revoloteaban por el suelo, las nubes se habían oscurecido y todo parecía indicar que iba a llover.

Nosotros estábamos en clase, cuando de repente…pluf, se escuchó un gran estruendo. Algunos niños y niñas se asustaron, así que la maestra decidió salir del aula para ver  lo que pasaba. De repente, apareció alguien sorprendente en el aula, nos quedamos todos atónitos.

¡No podía ser verdad! Pero… sí.

Era un ser diminuto, vestía un traje de hojas como el color del otoño. Sus pies eran pequeñitos y en su mano llevaba una varita de roble.

Todos los niños y niñas  se quedaron atónitos, no podían creer lo que estaban viendo sus ojos en esos momentos.

Había tanto silencio que hasta el viento se había parado. Ese ser diminuto comenzó a hablar, así que todos pusimos mucha atención a sus palabras.

Queridos niños y niñas:

Soy Otoñina “el hada del otoño”.

Cuando el viento sopla fuerte… y las nubes oscurecen, puedo cruzar el puente del bosque encantado. ¡Tenemos un problema !, y necesitamos vuestra ayuda, poned mucha atención:

En el país de las hadas todo está desvaneciéndose ,cuando un niño o niña sonríe, se comporta bien y tiene el corazón noble, las hadas vuelan hermosas  y cantan alegres por el campo…

Una mañana al despertar observé que las praderas habían empezado a marchitarse, el polvo de hadas ya no brillaba y las flores no tenían color. Todo estaba oscuro y muy triste.

¿ Sabéis porqué?

Porque los niñ@s no se comportaban como debían, molestaban a sus compañer@s, discutían entre ellos y hacían muchas fechorías… Estoy muy preocupada, porque si siguen así todo el país de las hadas desaparecerá.

¿ Sabéis cómo podemos ayudarlas?. Podríamos,mmmm.

¡Ya!, creo que ya lo tengo… ¿Y si os enseño a crear polvo de hadas?. tal vez así, la discordia y los conflictos desaparezcan, y con un poco de suerte podamos ayudar a todas las hadas. ¿ Qué os parece?.

Los niñ@s aceptaron ayudar a Otoñina, aprendieron a hacer polvo de hadas.

Ahora reina la paz y la bondad en el aula y el país de las hadas a vuelto a resplandecer como antes.

Y colorín, colorado esta historia tan hermosa ya se ha acabado.

Anuncios
Llega febrero…

Llega febrero…

El mes de febrero, un mes para descubrir y vivir el carnaval. La curiosidad, mezclada con un poco de impaciencia ha llenado el aula de expectación. Los niños y niñas están felices hoy van a trabajar la caracterización. Para eso hemos utilizado recursos sin ningún tipo de alérgenos y fáciles de quitar.

Carlina les ha contado un cuento y se han repartido los personajes, ahora toca ir al rincón del espejo. En este rincón nos ayudamos los unos a los otros y nos divertimos muchísimo. !!Fantástico!! dijo Carlina sois los duendes más Molones del colegio. !Vamos! empecemos nuestro cuento…

“Había una vez un bosque,

verde verde como el trébol,

lleno de elfos y duendes,

traviesos y juguetones.

Esos duendes eran mágicos

y les gustaba cantar,

canciones de carnaval.

Siempre estaban escondidos,

pero un día decidieron ir a la fiesta del cole

y con los niños y niñas se pusieron a jugar.

Cuando llego el festival todos los niños y niñas se disfrazaron de duendes,

para que sus amiguitos pudieran cantar la canción del carnaval.

 Entre duendes y trastadas,

pasaron los duendes verdes una fantástica trebolada.”

Así se cierra el día en un aula de infantil, han aprendido a soñar, también han vuelto a reír y Carlina piensa ya en volver a repetir otro día de carnaval en el aula de infantil.